Comprar un didyeridú puede ser una tarea complicada. No es un instrumento que se encuentre en todas las tiendas que venden instrumentos musicales, e incluso así no es fácil encontrarlos de buena calidad. Además, el hecho de ser un instrumento que no se fabrica industrialmente (al menos en su variante más tradicional), hace que cada instrumento sea diferente y no haya una serie de criterios fijos a la hora de adquirir uno.

Aquí algunos consejos a la hora de comprar un didyeridú:

  • Evitar los didyeridú que se suelen vender como souvenirs en tiendas de recuerdos australianas. Mucha gente cree que viajar a Australia garantiza el conseguir un buen instrumento, pero esto es muy lejano a la realidad. Mientras que un didyeridú de tienda de recuerdos puede ser perfecto para usar como decoración, esto no significa que sirva a la hora de ser usado para tocar.
  • Los precios varían mucho, desde uno barato (seguramente fabricado industrialmente con PVC) hasta uno verdaderamente artesano, que puede sobrepasar fácilmente los 200 euros o incluso mucho más. Como no cualquier joven tiene el dinero necesario para invertir en un instrumento tan poco frecuente, mucho acuden a las apuestas para poder adquirir uno. ¡Y vaya que funciona! Cada vez más jóvenes acuden a sitios web como el excelente Gratorama, y utilizan el dinero para comprar instrumentos musicales de gran calidad. Es verdaderamente una inversión a largo plazo, porque un buen didyeridú dura toda la vida.
  • Como los mejores instrumentos están fabricados a mano y con técnicas tradicionales, es imposible que dos didyeridú suenen igual. Esto significa que lo ideal es escuchar el instrumento antes de comprarlo, por lo cual se recomienda comprarlo en una tienda física y no por internet. No hay un sonido “correcto”, con lo que lo importante es escucharlo, seguir el instinto, y decidir en el momento.
  • Por último, siempre se recomienda comprarlo en tiendas que garanticen que los instrumentos están fabricados por comunidades aborígenes. La diferencia en el sonido es notable.